Natación

Uno de los deportes con el número más grande de participantes y de eventos en el programa paralímpico es la Natación, que está presente desde la primera edición de los Juegos, en Roma, en 1960. En la época, solo participaban personas con lesión medular.

Esta condición empezó a cambiar en los Juegos de Heidelberg (Alemania), en 1972, cuando nadadores con discapacidad visual disputaron eventos de exhibición. Poco a poco, el deporte incorporó más clases y, en la actualidad, cuenta con atletas con discapacidad física, visual e intelectual.

La distinción más significativa entre la Natación y las demás disciplina paralímpica es que el atleta utiliza exclusivamente su propio cuerpo para la competición —no se permiten recursos como ortésis y prótesis—. Hay diez clases funcionales para los estilos libre, espalda y mariposa, todos identificados por la letra S (del inglés swimming, ’natación‘ en español), nueve para el estilo braza, llamadas SB (‘B’ de breaststroke, o estilo braza), y diez más para la competición de estilos, llamadas SM (‘M’ de medley, o ’estilos’ en español). Las personas con discapacidad visual se encuadran en las categorías 11 (ciegos), 12 y 13 (Baja Visión), y aquellas con discapacidad intelectual en una única clase, la 14.

Además, dependiendo de sus habilidades, los atletas podrán tomar la salida desde dentro del agua, sentados o al lado del bloque de salida. En algunos casos, su entrenador o un voluntario auxilian apenas en la salida de la prueba, y sin poder dar impulso al nadador.

Otro ejemplo son las pruebas de nadadores con discapacidad visual, que necesitan adaptaciones para asegurar su integridad y seguridad: en el momento del viraje y/o de la llegada los nadadores reciben un aviso por medio de un bastón, con una punta de espuma. El ayudante de virajes es la persona responsable por realizar el toque con el bastón y debe entrenarse junto con el nadador para que se sincronice la acción con la performance del atleta. Además, nadan con gafas opacas, lo que asegura que todos se encuentren en las mismas condiciones.

El Comité Paralímpico Internacional es responsable por el deporte y adapta las reglas de la Federación Internacional de Natación (FINA).

Hombres y mujeres compiten separadamente en pruebas que van desde los 50 m hasta los 400 m, en Estilo Libre, y desde los 50 m hasta los 100 m en Estilo Mariposa. La competición de Estilos tiene eventos de 150 m y 200 m. En Relevos, los equipos no son formados apenas en función de las mejores marcas, se basan también en un sistema de puntuación, predeterminado para cada prueba —la única excepción es la prueba S14, para atletas con discapacidad intelectual—.