Levantamiento de pesas

Deporte que muestra quienes son los más fuertes de los Juegos Paralímpicos, el Levantamiento de Pesas estrenó en el programa en 1964, en la competición realizada en Tokio. En ese momento, solo hombres con lesiones en la medula podían participar en la prueba, y las reglas eran distintas a las que rigen el deporte en la actualidad. Quien determina las normas aún hoy es el propio Comité Paralímpico Internacional (IPC en inglés).

Actualmente, también participan personas con parálisis cerebral, amputados (apenas de los miembros inferiores) y los “otros” —que engloba atletas con diversas condiciones de discapacidad, resultado de enfermedades neurológicas, neuromusculares o musculo-esqueléticas, encuadradas en los criterios mínimos de elegibilidad—.

Este deporte posee las categorías masculinas y femeninas, divididas por peso corporal de cada atleta, como en el Levantamiento Olímpico de Pesas. Las más ligeras son la de 40 kg para las mujeres y 48 kg para los hombres.

Los competidores permanecen acostados y utilizan un cinturón para la sujeción al banco, al ejecutar un movimiento conocido como supino. La prueba se inicia retirando la barra de soporte —con o sin la ayuda del cargador—, con el brazo totalmente extendido. El atleta flexiona el brazo bajando la barra hasta tocar el pecho y, después, la iza hasta la posición inicial, finalizando el movimiento.

El participante tiene derecho a tres intentos —el primero elegido en el momento de pesaje, y los demás en el transcurso de la prueba—, y el peso levantado siempre será incrementado en relación al anterior intento. Se permitirá un cuarto intento únicamente para romper un récord mundial pero sin contar en el resultado final.

El vencedor en el Levantamiento de Pesas es el que levanta el mayor peso. En caso de empate, gana el participante con menos masa corporal.