Levantamiento de pesas

Una prueba para determinar quién es el más fuerte, el Levantamiento de Pesas se práctica desde la Antigüedad en países como Grecia y Egipto. Sin embargo, su desarrollo como deporte se dio apenas a finales del siglo XIX, sobre todo en Europa.

En 1890, nació en Austria la primera Federación Internacional del deporte. Seis años después, el deporte estaría presente en la edición que abrió los Juegos Olímpicos Modernos en Atenas, Grecia, como parte del programa de Gimnasia.

El deporte fue excluido del programa olímpico en la edición de París, en 1900, y regresó en los Juegos de San Luis, en 1904, como parte de Atletismo. No estuvo presente en 1908 (Londres), y tampoco en 1912 (Estocolmo), pero ingresó definitivamente en Amberes, Bélgica, en 1920 —apenas para hombres—.

Los eventos femeninos forman parte del programa desde los Juegos Olímpicos de Sídney, Australia, en 2000. En total son 15 categorías, ocho masculinas y siete femeninas, que se dividen según el peso corporal de cada participante.

La competición se realiza en una tarima cuadrada de 4 metros de lado y hasta 15 centímetros de altura. Se utiliza una barra de acero, discos y collarines que fijan los discos a las barras.

Dos movimientos componen el Levantamiento de Pesas: la “arrancada” y el “dos tiempos”. En el primero, el competidor debe alzar la barra desde la plataforma hasta la completa extensión sobre la cabeza, en un solo movimiento. En la posición final es necesario permanecer con los brazos extendidos, manteniendo el equilibrio hasta dos segundos, cuando los jueces le dan la señal para reponer la barra sobre la tarima.

El “dos tiempos”, como el nombre indica, se divide en dos partes. Primero el participante alza la barra hasta la altura de los hombros, por encima del pecho, mientras se abren bien las piernas en tijera o en una flexión, irguiendo el cuerpo después. En ese momento, con la fuerza de piernas y brazos, el atleta debe elevar la barra, con la plena extensión de los miembros, sobre la cabeza, hasta la señal de los jueces para que la baje.

Los participantes cuentan con tres intentos en cada movimiento para levantar el mayor peso posible. Después de conseguir levantar una carga en la barra, el aumento mínimo debe ser de 2 kilos entre el primero y el segundo intento y de, por lo menos, 1 kilo entre el segundo y el tercero.

El vencedor es el que levanta más carga total, resultado que se obtiene sumando el mejor intento de la “arrancada” y de “dos tiempos”. En caso de empate, gana el atleta con menor peso corporal —y, si el empate persiste, sale victorioso el primero que consiga la mejor marca—.