Gimnasia (Trampolín)

La disciplina de gimnasia que más recientemente ha sido integrada al programa olímpico es la Gimnasia en Trampolín. Esta modalidad nació en la década de 30, en Estados Unidos, a partir de la invención de George Nissen, profesor de Educación Física y excampeón universitario de Gimnasia. Al ver las redes de seguridad de los trapecistas en los circos, tuvo la idea que originó el deporte.

Contando con la ayuda de Larry Griswald, su entrenador en la Universidad de Iowa, Nissen desarrolló el primer trampolín en su garaje, y muy pronto se empezó a utilizar el aparato en el entrenamiento de atletas de disciplinas como Clavados/Saltos, Esquí Alpino y Gimnasia Artística y hasta para astronautas.

El primer campeonato en Estados Unidos en que se utilizó el trampolín fue en 1948. En 1955 hubo una competición de la disciplina en los Juegos Panamericanos de Ciudad de México. No tardó mucho para que el aparato se popularizara en Europa y en el resto del mundo.

En 1964, surgió la Federación Internacional de Trampolín (ITF en inglés). A partir de 1988, cuando el Comité Olímpico Internacional (COI) reconoció la entidad, el sueño de ingresar en los Juegos se convirtió en realidad —la inclusión de la disciplina en la Federación Internacional de Gimnasia (FIG en francés) ayudó aún más a acercarse a este objetivo—.

El estreno de la ahora llamada Gimnasia de Trampolín en los Juegos se dio en la edición de Sídney, en 2000, con un evento individual masculino y otro femenino.

Cada participante realiza un ejercicio con diez elementos obligatorios, saltos simples, dobles y triples, con y sin giro, cuando los gimnastas pueden alcanzar alturas de hasta diez metros por encima del trampolín. Un jurado evalúa los movimientos, que son puntuados según la dificultad y precisión de cada presentación. Errores deducen puntos del marcador final.

La competición se divide en dos fases: la clasificatoria y la final. Los participantes realizan dos ejercicios libres en la primera etapa, el primero con simplicidad y perfección de movimientos, y otro donde es posible arriesgar más, sin límite de dificultad. Los ocho mejores pasan a la disputa de medallas, en la que es necesario ejecutar un pase con diez movimientos.