Los Juegos Olímpicos

El Canotaje Eslalon surgió en Suiza, en 1932. La inspiración fue la prueba de mismo nombre del esquí en la que los participantes bajan por un recorrido predeterminado, con puertas que deben ser cruzados —solo que, en vez de nieve, el escenario es un río de aguas turbulentas y algunas de las puertas deben ser franqueadas contracorriente—.

La primera competición oficial ocurrió en 1933, pero la Segunda Guerra Mundial perjudicó el desarrollo de la disciplina. Después del fin del conflicto, la Federación Internacional de Canotaje (ICF en inglés), fundada en 1924, decidió organizar el primer Mundial bajo su tutela, en 1949, también en Suiza.

A diferencia de las embarcaciones utilizadas en el Canotaje de Aguas Tranquilas (Velocidad), más alargadas y finas, las de Eslalon son más pequeñas y más ligeras, hechas con materiales resistentes a las fuertes corrientes y que permiten a los competidores moverse ágilmente en medio al recorrido.

El Eslalon ingresó al programa olímpico en los Juegos de Múnich, en 1972, con tres eventos masculinos y uno femenino. La disciplina regresó apenas en la edición de Barcelona, en 1992, y se disputa hasta hoy con el mismo número de eventos.

Las pruebas en canoas son individuales o dobles, apenas para hombres, mientras que en los kayaks hombres y mujeres compiten individualmente. Así como en las pruebas de velocidad, se identifica cada tipo de embarcación por una letra —C para la canoa, donde los atletas utilizan palas con una sola hoja, y K para el kayak, donde los competidores utilizan palas de hojas dobles—. Para mejor atender al público, y a la retransmisión de televisión, siempre han sido disputadas las pruebas de Eslalon en los Juegos Olímpicos en pistas artificiales o semiartificiales.

Cada competidor debe franquear de 18 a 25 puertas suspendidas de alambres y que se distribuyen a lo largo de un recorrido de 300 m. Hay un orden numérico y una indicación de dirección —a favor o contracorriente— para cada una de las puertas, que deben ser obedecidos. El trayecto de la competición consiste en dos mangas cuyos tiempos se suman. Hay penalizaciones que añaden tiempo al conteo final de cada competidor.

El vencedor de la prueba es el que consiga el mejor desempeño, deduciendo todos los puntos de penalizaciones.